La doble campeona olímpica Caster Semenya, que sigue inmersa en una batalla por sus niveles de testosterona con las autoridades de atletismo, ha lamentado este miércoles que nunca se ha sentido «muy apoyada» y que ha notado esa carencia «principalmente» en otras mujeres.

La atleta sudafricana no podrá defender su título de 800 metros en los Mundiales de Catar, que se disputarán en septiembre, después de que la justicia revocara un fallo que levantó temporalmente las regulaciones de testosterona que le habían sido impuestas.

«Desde que practico deporte, nunca me he sentido muy apoyada, nunca me he sentido reconocida, principalmente por las mujeres», dijo Semenya durante una conferencia de mujeres en Johannesburgo, donde fue la oradora principal.

A pesar de que la IAAF recibió el apoyo de algunos atletas, la decisión de reducir los niveles de testosterona en el atletismo femenino ha sido objeto de críticas por parte de las organizaciones de derechos humanos. En este sentido, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas adoptó una resolución en apoyo a Semenya este mismo año.

«Creo que entra más en el escenario internacional cuando ves a tus propios rivales venir con esto… Cómo puedo llamarlo… Estas respuestas groseras en términos de que yo compita contra ellas», lamentó Semenya.

¡Próximo evento! ¡Próximo evento! ¡Próximo evento!

La corredora británica Lynsey Sharp dijo en mayo que había recibido amenazas de muerte por comentarios anteriores que hizo sobre la sudafricana. Semenya, que fue saludada por los aplausos en la conferencia, dijo que todavía se ve a sí misma como una atleta de media distancia.

«Quien me va a impedir que corra tendrá que sacarme de la pista», aviso. La joven de 28 años dijo que estaba indecisa sobre si cambiaría a distancias más largas o seguiría su carrera en otro deporte. «En términos de cambio de eventos, no he decidido nada sobre subir o bajar. Todavía me considero una atleta de media distancia», concluyó.

Fuente: AS