Roberto Díaz

Todos, y desde ya también Roberto Diaz, vivimos en una sociedad en donde se mira mucho al otro, en donde si no se encaja con el biotipo establecido aparece una discriminación o burla.

Como en la película «corre gordo corre» en la que un hombre se inscribe en un maratón puesto que está fuera de forma y desea impresionar a su ex novia y a su hijo de cinco años de edad. La actual pareja de su ex novia lo trata de gordo y lo menosprecia. Eso pasa, no solo en el cine.

Gordo, rellenito, esponjoso, hinchado ¿Quien no escucho esas palabras alguna vez? La persona que tiene estas características, adjetivadas negativamente, escucha y casi siempre se queda callado.  Hablan de esa manera si saber el motivo de su cuerpo, la vida que tiene y los sacrificios que hace para participar en una carrera. Muchas veces es una lucha contra todo, desde el sistema de una organización hasta la de los comentarios burlones.

Así y todo, muchos no se desaniman, uno de ellos es Roberto Diaz, abogado de profesión y runner aficionado.

A los 40 años se le diagnostico un problema de tiroides desde allí lucha y pelea por mejorar su estado físico.
Su primera participación en un evento fue en el Maratón del Rotary Club de Banfield Este en el cual pudo a gatas completar caminando 3 Km. La chispa se había encendido…

«Había aumentado de peso, 47 kilos en menos de un año, lo que me dificultaba caminar, ya que la pierna parecía no tener rodilla. Hacer 4 cuadras al super mercado era un tortura, me quedaba sin aire. Mi amigo (hermano del alma) Rodolfo me invitó a correr, yo le digo que era imposible, me insistió tanto que me anote, el corrió y yo caminé con su esposa 3 Km. Tardamos más de 50 minutos, me sentí tan bien, que desde ese día empecé a salir a caminar todos los días» comenta Roberto Diaz.

Roberto Diaz tiene hasta ahora 56 carreras hechas de las cuales 5 son 21 Km. y una de 30 Km. tratando de entrenar hasta 50 Km. semanales

«Creo que a todos, siempre nos han dicho alguna palabra o frase que nos ha molestado «para que corres si no ganas» «gordo deja los postres» «si corres te vas a caer muerto». Son frases de personas que no comprende lo que significa entrenar, con frío, calor, lluvia, levantarse temprano un domingo para ir a una carrera.» Luego Roberto agregó «Pero por esas pocas personas que te dicen esas pavadas hay miles que te alientan, aplauden y motivan a seguir adelante, a cruzar la línea de llegada. Personas que te reconocen en donde vas, que te siguen en las redes sociales, que te hacen sentir que lo que estas haciendo vale la pena seguirlo.»

Roberto sabe que no llegará a correr un maratón de un día para otro, lo tiene muy claro «Se debe empezar de a poco, caminando unas cuadras e ir incrementando día a día la distancia. Hacerse controles médicos y tener una dieta saludable, con todo eso, sumado a las ganas y constancias, se puede llegar lejos.»

Conciente de su cuerpo y peso dice «Si bien tengo sobrepeso siempre me he cuidado al entrenar, por eso trato de motivar aquellos que también lo tengan o que no teniéndolo llevan una vida sedentaria a cambiar sus hábitos. Como digo habitualmente en mis publicaciones: «levántate del sillón, ponete ropa cómoda, calzate las zapas y salí a caminar. Si podés más trotá y si podes un poco más corre, un mundo increíble te espera

Publicado por Roberto Diaz en Domingo, 8 de marzo de 2020

¿Y los organizadores?
Es sabido la poca paciencia que tienen estos con los que llegan últimos en los puestos. Estos corredores también pagan su inscripción como los que hacen podio, pero en algunas ocaciones no tienen arco de llegada ni hidratación.
En correspondencia con esto acota «Creo que lo que más molesta, además que el publico, cuando llega el ultimo ya no esta, el hecho que los organizadores no lo hagan. Es una falta de respeto al corredor, que se inscribió y cumplió con todos los requisitos exigidos para participar.»

Roberto, runner inquieto ademas de correr alienta «Por ello, es que cree el grupo de Facebook «Acompañemos al Último«, Es una movida para incentivar a los últimos corredores, para tratar de hacer carne en la gente la idea de esperar hasta que lleguen todos los corredores, aplaudirlos, vivarlos hacerles saber que su esfuerzo es reconocido y asimismo, si uno puede ir a buscarlos y acompañarlos hasta que crucen la meta.»

Cuesta en algunas organización la aceptación de muchos participantes con otras capacidades, por eso Roberto concluye «Todo es posible cuando tu corazón lo desea, ya que es posible que un gordo corra, un ciego, alguien sin las piernas, un autista también pueda.»

Podes seguir a Roberto Diaz en su facebook personal