Atletas médicos en la trinchera contra el COVID 19

Buenos Aires. El coronavirus no da tregua a nivel mundial y Argentina no está exceptuada de sufrir esta pandemia en donde los atletas médicos luchan todos los días. El gobierno nacional decretó una cuarentena obligatoria para todo el país, para todas las personas salvo las esenciales como médicos, entre otros.
La cuarentena obligatoria llevó a la suspensión de todas las actividades deportivas. Por tal motivo la Fundación Ñandú envia en forma periódica el estado de las futuras carreras

A pesar de la reglamentación nacional se leen y ven acciones que contradicen la ley de cuarentena, ¿los motivos? En distintos foros de Facebook se leen innumerables “motivos justificados” para salir a entrenar. Estos varían desde “es una conspiración mundial”, “es un resfrío más” o los que pretenden ser sociólogos y dicen que están todos paranoicos con algo que no es tan grave.
Amén de la pandemia y el coronavirus, muchas personas pregonan que “el médico no sabe nada, yo soy deportista”, argumentando que por el simple hecho de practicar deportes sus defensas estarán tan fuertes que lo protegerán del virus.

Atletas médicos en la trinchera contra el COVID 19
De izquierda a derecha: Atilio Maresca, Karina Ungaro, Juan Viamonte

Por tal motivo consultamos a 3 profesionales de la salud y atletas para que nos cuenten cómo viven la pandemia: Atilio Maresca, 9 veces finisher Ironman, 64 años, anestesista, deportólogo; Karina Ungaro, runner, cirujana vascular periférica; Julián Sánchez Viamonte, atleta/ciclista/triatleta, médico especialista en infectología, analista de datos, consultor en toma de decisiones con evidencias en salud.
Karina Ungaro desde su “trinchera” nos cuenta: “Da miedo. Da miedo la desidia de los gobernantes y directivos del hospital, nos mandan al frente con pocos recursos. Da miedo la pelotudez de la gente que no respeta las indicaciones, la malicia de quienes echan de los edificios a los que trabajan en tareas que hoy te exponen. Da miedo la economía y el que va a pasar después”.

Viamonte por otro lado nos cuenta: “Es la segunda pandemia que vivo como infectólogo y la primera en la que no estoy de lleno en «la trinchera». Pero la sensación es de muchísima incertidumbre. Miedo se tiene, dadas las características que pueden llegar a desarrollarse en entornos sanitarios como el de nuestro país”.
Maresca nos da otro aporte. “Nadie estudió para esto. Ni con HIV ni con la gripe A. Nunca tuve miedo a nada, pero esta vez, quizás por ser más viejo y un poco más sabio, le tengo más respeto que a otras pestes que he vivido”.
Si ellos que estudiaron y se capacitaron en salud tienen los miedos lógicos de algo tan grande a nivel mundial, lo mínimo que se pide es que se cumplan las reglas que se ponen para la población.

Todos, desde su conocimiento del tema insisten en no salir a entrenar. Son atletas y médicos de distinta especialidad pero todos tienen una idea en común.
“No salgan. Solo hay una vacuna y es estar aislado. Han muerto cientos de médicos en todo el mundo. Cada uno que viola la cuarentena pone en riesgo a todo el personal de salud. Puedo entender al que quiere salir porque necesita trabajar pero no justifico salir a entrenar”, dice Atilio Maresca.
Julian Viamonte aporta más datos sobre el virus. “Pensar en salir a entrenar implicaría un análisis más exhaustivo, pero conviene una aclaración importante. En principio el riesgo potencial de contagio es bajo comparando con el del transporte público o la atención de personas en espacios cerrados. En la medida que se generen pautas establecidas (y a cumplir), el problema es que nosotros, culturalmente no somos aptos a seguir reglas o recomendaciones. Y el mensaje es que debemos acatar las disposiciones vigentes».

La cirujana Ungaro es más enfática aún, “¡No sean ####! ¡Sean buenos ejemplos! La gente nos mira y de algún modo nos admira. Siempre algún familiar amigo o compañero que no corre nos tiene de buen modelo. Así que a cumplir con el rol de ejemplo saludable. Hoy saludable es no salir».

Por último la recomendaciones de Atilio Maresca “Este momento no es para mejorar nuestras cualidades físicas, solo tratar de mantener. Con cualquier cosa que haya en casa nos podemos arreglar. Hay muchos vídeos que ayudan. Con una hora diaria estamos hechos. Cuídense».
Viamonte suma lo que no hay que hacer. “Entrenen para despejar cuerpo y mente, de la forma más divertida que puedan. No emulen a los deportistas que hacen maratones en balcones, ironman en casas….ellos habitualmente se dedican a eso. Busquen lo lúdico en el deporte, todo suma en estos tiempos”.
Karina Ungaro da una idea de lo que le pasará a todos en mayor o menor grado: “seguro nos va a costar retomar, pero vamos a estar todos en la misma”.

¿Pensás aún en salir a entrenar en el exterior?