Pudo terminar en una auténtica tragedia, pero, por fortuna, en lo que ha quedado es en una enorme polémica tras dar cuenta de lo ocurrido, no solo a las autoridades e instituciones competentes, sino a las redes sociales, donde los usuarios han emitido su juicio.

Berkshire, Inglaterra. El suceso es verdaderamente explícito con solo apreciar las imágenes grabadas por Jennifer Katherine, protagonista del vídeo, y jinete del caballo que aparece en primer plano circulando por el carril izquierdo de una carretera ubicada en Windsor, Berkshire, Inglaterra. A su alrededor, sucesivos ciclistas comienzan a aparecer, pasando por el carril de al lado a toda velocidad.

El animal, entre tanto, no se desvía de su trayectoria y cabalga tranquilamente sin alarmarse por el goteo continuo de corredores, que participaban en un triatlón. Así lo hace durante unos instantes, –en calma–, hasta que de pronto un ciclista aparece por el mismo carril para golpear al caballo y a su jinete, Katherine.

Fue en ese momento en el que pudo producirse una situación dramática. Inmediatamente, el caballo, nervioso, comenzó a descontrolarse al tiempo en que numerosos ciclistas empezaron a pasar a un lado y otro del animal, que se vio rodeado mientras Katherine gritaba aterrorizada.

“Nadie paró y el ciclista que me golpeó parecía no estar arrepentido”, escribe ésta en Facebook, apuntando que además le hizo una peineta.

Como consecuencia del impacto, cuenta, ella tiene moratones en su tobillo y el caballo “está a la defensiva con cada ciclista que se encuentra y no se calma hasta que se aleja de ellos”, explica, deseando que lo ocurrido “no tenga efectos a largo plazos” en el animal.

Según ha relatado en Facebook, aquella mañana en la que decidió salir con su caballo “como cualquier otra mañana en esta época del año”, “no había ninguna señal ni nada que la hiciese saber que había un evento deportivo en el lugar”. Concretamente, que se estaba celebrando el citado triatlón en la zona.

De haberlo sabido, dice, no habría salido en ese momento con el animal.

Tras el accidente, tanto la policía como la organización encargada de preparar el evento están investigando lo ocurrido, y, tal y como la propia Katherine expresa, han sido muchos los ciclistas que la han mostrado su apoyo y se han ofrecido incluso a ayudar para paliar el posible estrés postraumático del animal y conseguir que el miedo que ahora siente disminuya.

Por su parte, desde la organización han apuntado que están haciendo lo posible para identificar al responsable.

Según informa el medio Cycling Weekly, en el triatlón participaron más de 1.800 ciclistas y a todos los que competían se les había indicado que las carreteras estaban “abiertas al tráfico”, por lo que todos debían ceñirse a la normativa de circulación.