Maratón de Venecia

Con el agua hasta la rodilla: así ha sido el Maratón de Venecia con la ciudad inundada
Un 75% de la ciudad ha quedado anegada por el ‘acqua alta’, un fenómeno provocado por la marea y agravado por la borrasca Adrián

Correr un maratón siempre es duro. Hacerlo con el agua hasta las rodillas, más todavía. Es lo que ha ocurrido durante el Maratón de Venecia este 28 de octubre: el acqua alta, fenómeno que provoca la inundación de la ciudad, ha anegado el 75% de la localidad. Parte del recorrido de la carrera ha quedado bajo el agua, dejando estampas que muchos fotógrafos y corredores han compartido en sus redes sociales.

“Correr con los pies en remojo no es agradable, pero aquellos que decidieron participar en el maratón de Venecia ciertamente sabían que también podrían vivir esta experiencia, y para algunos también fue emocionante”, ha explicado la organización de la carrera en su web, donde reconocen que las condiciones eran “las peores posibles”.

¡Próximo evento imperdible!

Cuando se produce acqua alta, el consistorio veneciano instala pasarelas para salvar algunos de los tramos inundados, aunque ciertas zonas siguen siendo impracticables. En algunos de los vídeos de la carrera compartidos en redes sociales, puede verse cómo los participantes del maratón corren a través de las pasarelas. Cuando estas se terminan, toca chapotear.

La línea de salida del Maratón de Venecia está situada en Stra, un pequeño pueblo a 25 kilómetros de la ciudad. Después, la carrera se dirige hacia el centro histórico de Venecia, la zona más afectada por las inundaciones. El acqua alta, provocada por las mareas y agravada en esta ocasión por la borrasca Adrián, ha causado unas crecidas de 156 centímetros –cifra que no se alcanzaba desde 2008–.

Cuanto más baja sea una zona, más afectada queda por este fenómeno, y la Plaza de San Marcos es uno de los puntos más bajos de la ciudad sobre el nivel del mar. Los corredores llegaban a ella con casi 40 kilómetros ya en las piernas, y esta era la situación:

Para hacerse una idea de la dureza que ha tenido la carrera, basta comprobar los tiempos: en la edición de 2016, el ganador hizo una marca de 02:10:22. Este año, el vencedor ha tardado 02:13:23 en completar el recorrido, tres minutos más. 2017 no fue un año representativo, porque los seis primeros clasificados se equivocaron de recorrido.