Se trata de la tercera muerte en cuatro años en esta prueba.

Un triatleta murió este domingo en un centro hospitalario local, después de ser rescatado del agua cuando intentaba completar el segmento de natación del Ironman 70.3 de Boulder (Colorado, EE.UU.) que se disputó el sábado, según ha informado Ironman a través de un comunicado.

La franquicia no ha divulgado ni el nombre ni la edad del triatleta.

No obstante, un médico que estaba presenciando la carrera en la que participaba su pareja ha asegurado se trataba de un hombre.

Algunos triatletas que también se encontraban en el agua, al ver que uno de los participantes se encontraba en dificultades, comenzaron a gritar pidiendo ayuda. Rápidamente, un kayak y dos motos de agua, con el personal de rescate, se dirigieron hacia ese punto y evacuaron al triatleta, ya inconsciente.

Al llegar al muelle, le practicaron las maniobras de resucitación cardiopulmonar durante 15 minutos para, poco después, trasladarlo a un hospital de Boulder, donde ingresó en la UCI. A pesar de todos los esfuerzos del equipo médico por salvar su vida, el triatleta murió en la noche del domingo.

Se trata de la tercera muerte en cuatro años en el Ironman 70.3 de Boulder.

Michelle Walters, de 34 años, murió tras ser atropellada por el conductor de un vehículo en plena competición en 2016. Mientras que Brian Godlove, de 40 años, falleció tres días después de la carrera de 2015 como consecuencia de una deshidratación severa.