Con 22 años acababa de graduarse en la Universidad de Walsh en North Canton, Ohio, Estados Unidos. Además de participar en carreras de running, era jugadora del equipo de fútbol femenino de Walsh. Tras unos meses de entrenamiento decidió inscribirse en el Maratón de Cleveland.

A poco de estar por cumplir los 42 Km., Taylor se descompenso y se desvaneció en el suelo sin recuperar la conciencia. Los servicios médicos de la prueba la llevaron hasta el centro asistencial mas cercano pero llegó sin vida

Se pudo leer en redes sociales “Es con profunda tristeza que podemos confirmar que una corredora se desplomó durante la carrera de esta mañana”.
Desde la cuenta oficial de la organización del evento publicaron “Estamos analizando la situación, pero nuestros pensamientos y oraciones son, ante todo, con su familia durante este difícil momento”.

¡Próximo evento! ¡Próximo evento! ¡Próximo evento!

Según versiones desde la revista Runner’s World, de los Estados Unidos, Taylo habría consumido Sudafed, pseudoefedrina usada para aliviar la congestión nasal ocasionada por los resfriados, las alergias y la fiebre del heno.