Ecelente ciclista Matías Maggiora

Desde hace muchos años, el ciclismo es una fuente generadora de alegrías y triunfos para el deporte tresarroyense. Por estos tiempos, la bandera del éxito la porta Matías Maggiora, quien en este 2018 se volvió a consagrar campeón argentino de rural bike.

Tres Arroyos, Buenos Aires.  “Fue un año de mucho aprendizaje, durísimo para mí; separándome de un entrenador (Gili) de varios años con el cual teníamos muchas ilusiones y proyectos que no se pudieron completar. Fue un golpe duro para mí, me costó asimilarlo; gracias a Dios intenté seguir, sobreponerme a todo y qué mejor que consagrándome campeón argentino, reteniendo el título contra rivales de altísimo nivel. Así que terminó siendo un fin de año soñado”, reconoció Maggiora.

Reordenar su trabajo, recostarse al gran apoyo que le dio su equipo, el Trek Bontrager, volver a empezar, reafirman un crecimiento en el deportista local. “La verdad que el apoyo que nos da el Trek es increíble; que en este país un equipo te tenga con un sueldo es bárbaro. Eso fue algo que me hizo seguir; si ellos creían en mí había que salir de la mejor manera y devolverles con buenas careras esa confianza. El equipo fue fundamental para mí”, confesó.

¿Y hoy cómo te ves, qué análisis hacés de Matías Maggiora?
Este año me esforcé muchísimo; si bien algunos resultados no se nos dieron por mala fortuna o porque los rivales estuvieron en un gran nivel, me siento muy optimista para el 2019. La temporada que se termina me dejó como enseñanza que siempre hay que golpear la pared que se nos pone enfrente para sobrepasarla, porque después vendrá una más grande, y hay que seguir. Se dice que es más fácil llegar que mantenerse, y eso es verdad; he aprendido a seguir golpeando paredes.

 ¿Cómo manejás el calendario, la elección de las carreras, la diagramación del trabajo para alcanzar los picos de rendimientos?
Ese es otro punto que me ha costado un poco porque yo no soy una persona que va a una carrera a usarla como preparación, quiero ganar siempre. Y la verdad que no se puede; hay que trazarse un objetivo y cumplirlo. Esto lo entendí ahora y creo que en 2019 lo pondré en práctica; apuntaremos a objetivos bien marcados, le apuntaremos a ellos y que las demás carreras sean para mejorar en pos del gran objetivo.

Y dentro de esa actividad, el ciclismo convencional, el de la bici fina, de las grandes y largas etapas, cumple un papel importante. Por ello, la experiencia dejada fue “bárbara. Para mí, y gracias a Claudio Flores que me dio una mano espectacular y me permitió formar parte de uno de los mejores equipos del país como el Mirasal, esa experiencia resultó valiosísima. Jorge Giacinti, Lucero, Ranquehue, el mismísimo Claudio; todos corredores de nivel que me trataron de una manera espectacular. Fue una gran ayuda en la preparación, te mejora mucho. Para el 2019 tengo arreglado correr en el City Bike la Doble Bragado, donde si bien vamos a sufrir mucho será una experiencia hermosa. Todo será experiencia, un constante crecimiento…”, destacó Maggiora, quien aspira a tener la oportunidad en alguna etapa o carrera “de ayudar a Claudio Flores. Quiero devolverle algo de lo mucho que me dio”, confesó.

El punto más alto de la temporada fue el título argentino, pero hubo otros momentos importantes en 2018. “En la carrera de ruta de CutralCó, una clásica de 50 años, quedé tercero en la general, peleándola hasta la última etapa. Para mí fue un triunfo y un gran orgullo. El cierre del año fue bueno, estuve en un buen nivel; el Argentino fue lo máximo porque el nivel que hubo fue de alta calidad”.

Por estos días, y en nuestra ciudad, Matías inició “la pretemporada. Estoy yendo al gimnasio y pedaleando mucho; arrancamos a trabajar con Giacinti, con otros sistemas usando el potenciómetro. Estoy con mucha fe e ilusión por mejorar. Antes de la Doble Bragado (mediados de febrero) haremos algunas careras para agarrar ritmo. Después será el momento de meternos de lleno en el mountain bike, con el argentino de Altas Cumbres que no tomaré como objetivo principal, ya que mi gran deseo y esperanza estará puesto en el Río Pinto”, reconoció.

Después del Rally de Tandil y antes de la Vuelta al Valle, Maggiora sufrió un grave accidente que, por fortuna, no le reportó serias lesiones físicas. “Gracias a Dios, y por lo que pudo haber sido, no pasó nada. Calculá que venía a alta velocidad por la Ruta 228 y un auto que cruzaba por el camino de cintura me chocó. Yo vuelo por arriba del vehículo, golpeo con la cabeza en el piso, destrozo el casco, me lastimo un poco la cara y sufro varios raspones, pero por suerte no me rompí nada, porque de otra manera hubiese terminado muy mal el año y me hubiese quedado sin título argentino”, recordó.

Sin lesiones, su preocupación pasó a ser la bicicleta. ”Quedó destrozada, por suerte la gente de La Perseverancia Seguros (aseguradora del auto que lo impactó) se portó bárbaro; hicimos la correspondiente denuncia, de inmediato me dieron la plata y a la semana tuvimos la bici nueva. Para mí fue una gran tranquilidad, increíble; por ello siempre les estaré agradecido”.

Uno habla de Flores, Maggiora, y cree que arriba de una bici nada les puede pasar. Pero este accidente demuestra que son terrenales, como cualquier otro ciclista… ¿Tras este accidente, qué mansaje le deja Maggiora a sus pares, a la gente común, a cualquier ciclista? “Que siempre hay que cuidarse, andar con buenas luces, moverse a la defensiva porque pueden pasar muchas cosas; hay que cuidarse”, advirtió.

Ya casi brindando en la despedida de este 2018, el nuevo año encuentra a Maggiora lleno de expectativas. “La verdad que sí, haremos todo lo posible por seguir creciendo. En la despedida quiero mandarle un cariñoso saludo a Tres Arroyos, como también mi agradecimiento a los que me apoyan y alientan, en especial a mi familia que siempre está a mi lado”.

Fuente: La Voz del Pueblo