20.816 personas se inscribieron en la 30° edición de la Media Maratón de Buenos Aires el domingo pasado. 

Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  Con la participación de más de 20 mil corredores inscriptos, un clima y un marco ideal y el mejor nivel técnico de la historia se concretó en la mañana de este domingo 26 de agosto una notable 30º edición de los 21km de la Ciudad de Buenos Aires, la carrera más convocante de Latinoamérica.
.
.
Por primera vez en el historial del atletismo en nuestro país se vio un registro por debajo de una hora en el medio maratón. Y las marcas obtenidas por los dos primeros -el etíope Mosinet Geremew y el keniata Bedan Karoki- son los más rápidos jamás logrados en territorio sudamericano. A la vez, la prueba femenina, dominada también por las africanas, tuvo un nivel superlativo y por primera vez en el país se vio un registro debajo de la hora y 10 minutos
.,,,,,,.

Los participantes disfrutaron de un excelente recorrido con los puestos de hidratación y los shows musicales. La Banda del Regimiento de Patricios interpretó el Himno Nacional que fue cantado por el joven tenor Maximiliano Agatiello, del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Además, ya en carrera, los participantes de los 21k vivenciaron shows de los más variados ritmos a lo largo del recorrido. Y para la llegada, en el escenario central y antes de la ceremonia de premiación, se realizó un espectáculo musical en homenaje a Queen.

¡Próximo evento imperdible!

La presencia de los dos mejores corredores del mundo en esta temporada -Karoki en 21 km, Geremew en 42 km- anticipaba un tremendo duelo y semejante nivel. Y después del ritmo marcado por el ugandés Maxim Rotich hasta el kilómetro 10, se veía que iban a cumplir el objetivo de correr por debajo de los 60 minutos. Así fue, hasta que el remate final de Geremew sentenció la prueba en 0.59.48 h, un segundo por delante de Karoki.

Foto: Claudia Mercado

“Estoy muy feliz de que el público argentino haya disfrutado de esta carrera y ojalá pueda volver al país”, dijo Geremew, quien volvió a exhibir su poderoso final tal como ocurriera a principios de año en el maratón de Dubai. Otro keniata, Lawrence Cherono, llegó tercero con 1.01.57 h y luego se ubicaron sus compatriota Paul Kipkemoi y Kimutai Kiplino.

El brasileño Ederson Vilela Pereira fue el mejor sudamericano, en gran superación personal con lo indica su tiempo de 1.03.42 h.  En total hubo 14 corredores por debajo de 1.05.00 h lo que marca el alto standard internacional de la competición.

Y allí, también en casi todos los casos mejorando sus marcas personales, aparecieron los atletas argentinos en la lucha por el título nacional. Fue una sorpresa ya que ganó el entrerriano Marcos Julián Molina (8vo. en la general) con 1.04.18 h, seguido por Eulalio Muñoz (1.04.22 h) y Mariano Mastromarino (1.04.24 h).

Poco después, llegaron las primeras damas, con nueve de ellas por debajo de 1.15.00 h.
Las keniatas coparon el podio, las tres con registros nunca antes vistos en el país: Vivian Jerono con 1.09.08 h, Mercy Jerotich con 1.10.28 h y Esther Chesang con 1.10.38 h. La brasileña Tatiele de Carvalho, quinta con 1.13.30 h, fue la mejor sudamericana. Por su parte, la argentina Daiana Ocampo, octava con 1.14.04 h, logró el título argentino, escoltada por la entrerriana María Luz Tesuri (1.14.47 h) y la porteña Mariela Ortiz (1.17.03 h).

En la categoría B1 caballeros el ganador fue José Luis Santero con 1.15.52 h. Lo siguieron Fernando Yraola con 1.27.18 h y Miguel Pereya 1.32.11 h. En las mujeres, el primer puesto lo consiguió Analía Romero en 1.40.57 h.

Y en la última categoría caballeros B2 y B3 el ganador fue Gustavo Sosa con 1.55.39 h seguido por Gabriel Vadell con 2.12.35 h. El primer puesto en damas fue para Julieta Mazza con 2.26.33 h

El podio para la categoría de sillas de ruedas caballeros estuvo compuesto por Alejandro Maldonado marcando un tiempo de 1.00.56 h, José Luis Arcuri con un tiempo de 1.31.43 h obtuvo el segundo lugar y cerró el podio Pablo Piñeyro logrando un tiempo de 1.42.49 h. En la categoría femenina el primer puesto fue para Lourdes Maciel con 1.12.03 h, seguida por Valeria Jara que registró 1.12.06 h y Carolina Bais con una marca de 1.43.33 h para cerrar el podio.

El promedio general de inscripción de hombres fue de un 65% y en mujeres un 35%. Se inscribieron en esta edición casi 3000 corredores del extranjero, de más de 30 países, entre ellos: Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Perú, Kenia, Etiopía, Uganda, China, Australia, Japón, Egipto, India, Taiwan, Ucrania, Francia, Rusia, Serbia, Corea del Sur, Sri lanka, Estados Unidos, etc.

La carrera, sobre 21.097 metros, tuvo la fiscalización de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA) y la Federación Atlética Metropolitana (FAM), que durante el circuito, desplegaron más de 40 jueces.

La nota triste de la jornada fue el fallecimiento, por un paro cardíaco, de un corredor, poco después de la largada. Osvaldo Carrizo, santafesino de 55 años, se desvaneció a la altura del kilómetro 4. Ello sucedió a las 8 de lamañana y al instante fue atendido por un cardiólogo y trasladado en la ambulancia que se encontraba allí hasta el Hospital Fernández, donde llegó 7 minutos después. Sin embargo, no pudo ser recuperado y la causa del deceso fue “paro cardiorrespiratorio, fibrilación ventricular”. Tanto desde la Asociación Ñandú, organizadora de la competición, como del Gobierno de la Ciudad, brindaron asistencia inmediata a sus familiares.

Desde la línea de largada y hasta el final, en puntos estratégicamente distribuidos, los participantes contaron con el aprovisionamiento de 125.000 unidades de agua mineral, y de 100.000 unidades de bebidas isotónicas y de más de 40.000 bananas.

La Asociación Ñandú brindó atención médica a todos los corredores. Se instaló un centro móvil de coordinación con un director operativo y médico, asistentes operativos y administrativos, 40 socorristas, 10 médicos, 9 enfermeros, 3 cuatriciclos de intervención rápida, 7 puestos de primeros auxilios, 2 puestos médicos avanzados, 10 ambulancias con dotación completa, 2 motos de primera respuesta, 36 puntos de desfibrilación temprana, un móvil de apoyo para quienes abandonen la carrera, 4 hospitales públicos y 3 clínicas privadas.

Además, la carrera contó con 1500 vallas, 250 baños químicos, 1500 voluntarios, 100 kilos de hielo, 14 carpas para servicios generales, gradas para el público, 140 tachos de residuos, 2 autos guías, 10.000 metros de cinta limitadora, 800 pares de guantes descartables, 10 Kinesiólogos trabajando en la carpa médica y 1200 bolsas de consorcio.

La Media Maratón de Buenos Aires Naranja, organizada por la Asociación Civil Carreras y Maratones, representa la antesala de la Maratón 42K de Buenos Aires que se correrá el domingo 23 de septiembre.

Todos los detalles de las inscripciones y reglamento de las carreras se encuentran en www.maratondebuenosaires.com

Seguí todas las novedades de 2018 en nuestra cuenta oficial de Twitter @bamaraton #MaratonBA18