Nuenvos Records

No siempre batir una marca mundial significa la aprobación automática oficial. Daremos algunos detalles del reglamento.

Este año 2018 está dejando varios récords del mundo: en pista cubierta, el tiempo de 6.34 que logró Christian Coleman en la carrera de 60 metros o la espectacular carrera de 4×400 que realizó Polonia en el Mundial de Birmingham. Al aire libre, la media maratón lograda por la etíope Netsanet Gudeta en Valencia o las marcas logradas hace apenas unas semanas por el keniata Eliud Kipchoge en maratón y por el francés Kevin Mayer en decatlón. Pero ninguna marca de atletismo es considerada como récord del mundo hasta que es definitivamente ratificada por la IAAF. Por ejemplo, los resultados de Kipchoge y Mayer se encuentran actualmente pendiente de esa ratificación.

¿Y qué requisitos debe cumplir una marca para obtener ese reconocimiento oficial y definitivo de la IAAF? En el Reglamento de Competición se detalla, punto por punto, cómo y en qué condiciones se ha tenido que lograr para que sea reconocida como récord del mundo. Aquí están los principales requisitos:

Primero: La competición debe ser oficial
El reglamento establece que la marca debe haberse logrado «en una competición de buena fe», que haya sido debidamente organizada, anunciada y autorizada antes del día de la competición por el miembro de la IAAF en cuyo país o territorio tenga lugar la prueba. La competición debe haberse desarrollado cumpliendo el propio reglamento de competición de la IAAF.

Segundo: Número de participantes
Para las pruebas individuales deberán participar tres atletas como mínimo y, para las de relevos, dos equipos como mínimo.

Tercero: Requisitos para el atleta
El atleta (o atletas en el caso de una prueba de relevos) debe haber sido elegible para competir conforme al reglamento, encontrarse bajo la jurisdicción de un miembro de la IAAF y debe confirmar su fecha de nacimiento por medio del pasaporte, partida de nacimiento o documento oficial similar. El atleta debe someterse además a un control de dopaje al final de la prueba, que será llevado a cabo de acuerdo con las normativas antidopaje de la IAAF. En el caso de un récord de relevos, todos los miembros del equipo tienen que someterse a dicho control. Si los controles revelan una infracción por dopaje o si dicho control no se lleva a cabo, el resultado no será ratificado.

Cuarto: Recopilación de información
La federación del país correspondiente en el que se logre el resultado recopilará toda la información requerida para la ratificación del récord por la IAAF. Debe informar inmediatamente a la IAAF de su intención de someter la marca a ratificación.

Quinto: Igualar o superar el récord existente
El resultado presentado tendrá que ser igual o mejor que el récord existente para esa prueba. Si un récord es igualado, tendrá el mismo estatus que el récord del mundo existente.

Sexto: Trámites administrativos
Para registrar el nuevo récord, se debe rellenar un formulario de solicitud oficial de la IAAF y enviarlo dentro de los 30 días siguientes. El miembro del país donde se haya establecido el resultado también deberá adjuntar el programa de la competición; los resultados completos de la prueba en cuestión; las imágenes de la foto finish y del control cero los sistemas de cronometraje deberán estar verificados y calibrados) si se ha operado con un cronometraje totalmente automático; así como cualquier otra información que se requiera.

Séptimo: Quién ratifica
El presidente y el director ejecutivo de la IAAF, conjuntamente, están autorizados a ratificar los récords del mundo. Si tienen alguna duda respecto a si el resultado debería o no ser ratificado, el caso será sometido a la decisión del Consejo.

Octavo: Comunicación
Cuando un récord del mundo haya sido ratificado, la IAAF informará al miembro de la IAAF al que esté adscrito el atleta, al miembro que solicita el récord del mundo y a la Asociación de Área correspondiente. La IAAF también se encargará de suministrar las placas oficiales de récords del mundo para su entrega al atleta y actualizará la lista oficial de récords del mundo cada vez que uno nuevo se ratifique.

Noveno: Denegación
Si un resultado no es ratificado como récord del mundo, la IAAF expondrá las razones.

Condiciones de la pista y controles de jueces
La IAAF también fija una serie de condiciones específicas según la prueba en la que se ha obtenido la marca que quiere registrarse como récord del mundo. Aquí explicamos algunas, aunque existen muchas más que se detallan en el reglamento de competición:

El resultado tiene que haberse establecido en una instalación atlética certificada por la IAAF o en una zona de competición que se ajuste a los apartados específicos detallados en el reglamento.
Para ser ratificado un resultado en cualquier distancia de 200 metros o más, la pista sobre la que se obtuvo no podrá exceder de 402,3 metros y la carrera tiene que haber comenzado en alguna parte del perímetro. Esta limitación no se aplica a las pruebas de obstáculos donde la ría esté situada al exterior de una pista normal de 400 metros.
En las pistas cubiertas, el resultado también debe haber sido realizado en una instalación atlética certificada por la IAAF. Para las carreras de 200 metros o más, la pista oval no puede tener una longitud nominal superior a 201,2 metros.
Los resultados tienen que ser cronometrados por cronometradores oficiales, por un sistema de cronometraje totalmente automático y de foto finish (para el cual se haya realizado un control cero) o por un sistema de transpondedores.
Para todos los resultados obtenidos al aire libre hasta 200 metros inclusive habrá que remitir información sobre la velocidad del viento. Si, medida en el sentido de la carrera, excede del promedio de 2 metros por segundo, el resultado no será ratificado.
Para todos los resultados hasta 400 m inclusive (incluyendo 4×200 m y 4×400 m) deberán haber sido utilizados tacos de salida conectados a un sistema de información de salidas certificado por la IAAF.
En las pruebas de concursos, las marcas tienen que ser medidas por tres jueces. En los saltos de longitud y triple salto al aire libre también se medirá la velocidad del viento. Si, en el sentido del salto, excede del promedio de 2 metros por segundo, el resultado no será ratificado.
En las pruebas de lanzamientos, el artefacto utilizado deberá haber sido controlado antes de la competición. Si el juez árbitro constata que un récord del mundo ha sido igualado o mejorado, deberá inmediatamente marcar el artefacto utilizado y llevar a cabo un control a fin de asegurar si todavía es conforme al reglamento o si ha habido algún cambio en sus características. Normalmente, dicho artefacto será controlado de nuevo después de la prueba.

Fuente: Mondo Ibérica