Largada demorada más de 2 h, corredores extraviados por confusión en los recorridos y una organización que debería replantearse volver a hacer este tipo de eventos.

Járuegui, Buenos Aires.  La llamada “Summer Cross Aventura” que este domingo se corrió en Jáuregui, seguramente pasará a la historia como una de las pruebas atléticas peor organizadas que se recuerde en Luján. Prevista su largada para las 8.30, finalmente se puso en movimiento a las 10.15. Eso fue apenas una muestra de las gruesas fallas que quedaron en evidencia.

Con cupo completo con varios días de antelación, lo que empezó mal el sábado con una desorganizada entrega (a medias) del kit en el Polideportivo, se potenció el domingo. A la hora anunciada para largar, decenas de corredores formaban una prolongada fila para recibir el dorsal, el chip o la remera, abonar la inscripción o incluso anotarse cuando se creía que estaba cerrada esa alternativa para poder participar de las tres distancias: 3K, 7K o 15K.

¡Próximo evento! ¡Próximo evento! ¡Próximo evento!

La interminable fila fue avanzando a tranco de babosa y esto hizo que varios atletas desistieran de participar y emprendieran el regreso a sus hogares antes de tiempo, algo poco visto. Sólo la música elegida por el encargado de sonido, hizo tolerable una espera que se había tornado casi insoportable.

Lo que vino después, siguió a tono. El pelotón de los punteros en lugar de doblar hacia la derecha ni bien bajaban el puente peatonal que une El Timón con el Parque Industrial continuaron en otra dirección ante la ausencia de banderillero y por la falta total de información previa que los organizadores deberían haber brindado para que no sucediese lo que, en definitiva, pasó.

Muchos otros corredores no ocultaban su malestar en pleno desarrollo de una desvirtuada competencia y así lo hacían saber mientras se encaminaban por un sendero con destino incierto. “¡Una vergüenza!”, gritó un hombre. “¡Qué desastre la organización!”, vociferó otro algo más rezagado al tiempo que descendían por una ladera hacia un camino de tierra que corre pegado al río Luján.

Quienes corrieron 7K terminaron haciendo poco más de 5K. Saber quién salió primero, segundo o tercero a esta altura carecía de todo sentido. En la línea de meta la mayoría expresaba bronca hasta se escuchó decir la palabra estafa, por haber pagado por algo que no fue lo que se prometió.

A toda las luces la organizadora del evento “Re Corre Luján” debería, cuando menos, replantearse insistir organizado eventos deportivos de este tipo. Sus antecedentes tampoco le juegan a favor ya que también fueron objeto de críticas por parte de quienes participaron en eventos recientes como, por ejemplo, el duatlón de Torres donde el costo de la inscripción no se respetó y en carreras de menor distancia en los que hubo errores en la clasificación que luego generaron controversia.

El paso en falso dado claramente este domingo implica también una mancha para esta plaza que reúne el potencial para este tipo de actividades al aire libre en las que se funden el deporte, la recreación y hasta son un atractivo para cientos de visitantes. Muchos de ellos, posiblemente ahora deberán pensarlo dos veces si es conveniente venir a esta zona cuando “Re Corre Luján” anuncia una carrera de cross o algo semejante.

Costos
Hasta el 15 de febrero los 15 Km. salían $ 450 mientras que los 3 Km. y 7 Km. tenían un costo de $ 450. Hasta del 16 de febrero se elevaba $ 550 y $ 500 respectivamente. Pero a partir de 23 de febrero ascendían a $ 650.

Fuente: El Civismo
Autor: Gustavo Charino
Foto: Peperina Videos

Please follow and like us:
error